March 28, 2015

la-opinion-logo
Serán utilizados en viviendas para familias de bajos recursos de Los Ángeles
 
PUBLICADO: MAR, 28, 2015 11:39 PM EST
La Opinion

@MarveliaAlpizar

graphblog copy

La junta directiva de Metro aprobó el jueves vender el 35 por ciento de sus terrenos a lo largo de las vías de trenes para la construcción de viviendas de bajo costo.

La decisión fue el resultado de la moción para una enmienda al Plan de Política de Desarrollo Conjunto del MTA, introducida por Garcetti durante la reunión mensual de la junta. Los terrenos serán vendidos a un precio menor del que se cotiza actualmente en el mercado.

“Esta moción se trata de lo que podemos seguir haciendo para ser un ejemplo de cómo atraer pasajeros a nuestro sistema y tratar al mismo tiempo con la crisis de casas a bajo costo”, dijo el Alcalde Eric Garcetti, presidente de la junta, durante la presentación de la moción.

En noviembre pasado, Metro ordenó un estudio para evaluar la participación de esa entidad en la construcción de proyectos habitacionales a bajo costo. En base a los resultados, se continuará con los planes de construcción pero aún queda por determinar los fondos de los que dispondrá Metro para el financiamiento de los proyectos.

Para ello, la junta determinó que se estudie la viabilidad de un fondo de 10 millones de dólares, por un lapso de cinco años y que deberá someterse al presupuesto del año fiscal 2015-16.

Dudas sobre la decisión de MTA Los Ángeles

Aunque el proyecto busca ayudar a personas de bajos recursos, existe la desconfianza de que se tomen en cuenta las necesidades de estas familias. Leonardo Vílchis, de la Unión de Vecinos, destaca que “es un lenguaje muy positivo pero con un impacto muy negativo para todas las comunidades”.

“La comunidad no está progresando y por eso tenemos que seguir peleando para que la

comunidad tenga control  y decida sobre estos proyectos y que los más pobres se beneficien de estos proyectos”, dijo Vílchis, quien señala que unas 1,300 familias en Boyle Heights han sido desplazadas a raíz de la inversión pública.

Es algo que Delmira González teme que ocurra de nuevo en la comunidad, en lugar de

ayudar a las familias de bajos recursos.

“Queremos que las familias locales se beneficien de esos proyectos y no gente de afuera, de otras ciudades”, dijo González, de la Unión de Vecinos.

América Aceves, miembro del Proyecto Pastoral con sede en Boyle Heights, señala que Metro debe tomar en cuenta los ingresos económicos de muchas familias, especialmente las latinas, a la hora de diseñar un proyecto específico.

“No es solamente lograr la construcción de viviendas accesibles sino llegar también a la accesibilidad por medio de los ingresos”, dijo Aceves.