June 6, 2010

la-opinion

‘F’ por inspección de vivienda de alquiler

El Departamento de Vivienda y particularmente su División de Inspecciones de Edificios le han fallado a miles de residentes de viviendas de alquiler en Los Ángeles. Se trata de un inframundo de paredes descascaradas, goteras interminables, ratas, cucarachas y otras plagas inmundas impropias de una urbe del primer mundo que los inspectores parecen no ver o que por una serie de deficiencias del código de vivienda son incapaces de erradicar.

Tal es la evaluación de una alianza de organizaciones defensoras del inquilino, que le han dado una calificación de “F” —reprobado— al Ayuntamiento en su labor de vigilar porque se cumplan las normas higiénicas y de seguridad mínimas en multifamiliares y en otros inmuebles de arriendo.

Agrupadas en una sola sombrilla, Right to the City, asociaciones como Unión de Vecinos, ¡Comunidad Presente!, Koreatown Inmigrant Workers Alliance y otras, dieron a conocer ayer los resultados de un sondeo llevado a cabo el año pasado que permitió a 481 residentes pintar un cuadro de sus condiciones de vida.

El sondeo se llevo a cabo en Koreatown, el Sur de Los AngelesBoyle Heights.

Según la consulta, 65% de las casas están infestadas de alimañas y adolecen de problemas estructurales, 61% de los inmuebles presentan problemas de mantenimiento o de seguridad, la mitad tiene problemas de fontanería, y 71% de los inquilinos afirman tener problema de deterioro de paredes y cielos rasos.

La presentación del estudio se llevó frente a una residencia en la avenida Westmoreland, en el vecindario de Pico-Unión, que según los miembros de la coalición se derrumbó seis meses después de haber recibido el visto bueno de parte de los inspectores de la ciudad.

El incidente se saldó con un acuerdo de conciliación entre el propietario y los inquilinos por una suma no revelada.

Davin Corona, de ¡Comunidad Presente! dijo que la débil ejecución de las leyes municipales empieza con el Código de vivienda, que no contempla medidas correctivas. Además, muchos inspectores no hablan sino inglés y no pueden entenderse con inquilinos que sólo saben expresarse en español, coreano u otras lenguas. Adicionalmente, sostuvo Corona, Los Ángeles tendría que adoptar un sistema de inspecciones que toma en cuenta el aporte de los propios inquilinos, como sí lo tiene la ciudad de Maywood.

El Departamento de Vivienda de Los Ángeles fue contactado para esta nota y se le hizo llegar una serie de preguntas por correo electrónico, pero al cierre de esta edición no habia correspondido al pedido.

Según la profesora Jacqueline Leavitt, del Departmento de Urbanismo de UCLA, que participó en la rueda de prensa en que se desveló el sondeo, 61% de los angelinos son arrendatarios. Dijo que uno de los probemas que afronta la ciudad es la falta de disponibilidad de vivienda de alquiler. Se ha venido reduciendo desde los 80 con la construcción de condominios, y se ha deteriorado más por la ejecución de inmuebles. En 2009, dijo, 4,300 viviendas fueron embargadas y este año esa cifra tiende a incrementarse.

“Las personas que han perdido sus casas se han convertido en arrendatarios, y ya se ven personas de ingresos medios compitiendo con los pobres por un apartamento”, agregó.

El articulo esta en